10 hábitos para reducir nuestra huella de carbono

 In Sin categorizar

En la era de la información masiva y globalizada, estamos acostumbrados a escuchar y a leer informaciones acerca de las grandes medidas de entidades, organizaciones, instituciones y gobiernos para combatir las causas de la crisis climática. Medidas que nos afectan en mayor o menor medida (sobre todo si vivimos en entornos urbanos), pero que nos limitamos a cumplir orgullosos de contribuir a la reducción de gases de efecto invernadero.

Sin embargo, muchas veces, los árboles no nos dejan ver el bosque. Cumplimos con multitud de iniciativas encaminadas a mejorar nuestra huella de carbono en lo colectivo, y nos olvidamos de que nosotros, individualmente, también podemos ayudar a este objetivo si cada día adoptamos determinados hábitos como costumbres. Según Eurostat, en España el 18,5% de las emisiones de gases contaminantes son de origen doméstico. Y es que somos muchos millones de habitantes en el mundo, unos 7700 millones de personas según los datos más recientes de la ONU. Si todos y cada uno de nosotros incorporara en el día a día hábitos de consumo y actividades menos contaminantes: ¿cuántas toneladas de gases invernadero seríamos capaces de reducir al año?

Hoy compartimos 10 sencillos gestos que pueden ayudar a reducir nuestra huella de carbono:

  1. Apaga y desenchufa todos los aparatos (música, televisión, ordenador, etc.) que no uses: ahorrarás 87,2 kilogramos de CO2 Si desenchufas el cargador del móvil, también ahorrarás 6 kilos más.
  2. Si vives en una ciudad, intenta desplazarte en bici o andando. Un ciclista evita al año la misma cantidad de emisiones de CO2 que genera un vuelo entre Barcelona y Madrid.
  3. Recicla con responsabilidad: el sector de los residuos contribuye, aproximadamente, a un 3% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero. Especial atención merece el papel. El proceso de producción de papel lleva asociada una gran cantidad de emisiones de CO2. Además, por cada mil kilos de papel que se envía a vertederos, se emiten 77 kg de metano (equivalentes a 1,6 toneladas de CO2). Así mismo, di adiós a plásticos y elementos desechables en casa.
  4. Si vas a adquirir un electrodoméstico, ten en cuenta la etiqueta energética. Los electrodomésticos consumen más del 45 % de la electricidad del hogar. Al comprar uno nuevo, conviene mirar la etiqueta energética que llevan: los clasificados como ‘A’ son los que menos consumen. Además, los que llevan una ‘A+’, una ‘A++’ o una ‘A+++’ son aún más eficientes.
  5. Antiguamente había grifos con dos mangos: uno para el agua caliente y otro para el agua fría. Sin embargo, hoy la mayoría solo tiene uno, y eso se traduce en que muchas veces utilizamos agua templada de forma innecesaria, haciendo que arranque la caldera y consuma gasoil o gas natural.
  6. Apaga el horno cinco o diez minutos antes, para que el alimento termine de cocinarse con el calor acumulado dentro. De esta manera, también estaremos ahorrando energía. Si utilizas el microondas en lugar del horno tradicional, puedes llegar a conseguir ahorros de energía cercanos al 60%.
  7. Utiliza bombillas LED en casa. La luz supone el 18 % del consumo eléctrico del hogar. En este sentido, la opción más eficiente es la de las luces LED: una única bombilla incandescente consume 15,5 euros al año, incluido el precio de compra, si se mantiene encendida cuatro horas diarias; una bombilla fluorocompacta, 6,37 euros; una LED cuesta 8,17 euros al año, pero tendrá una vida de 25.000 horas -la de las incandescentes es de 1.000 y la de las fluorocompactas de 10.000-. Apostar por las bombillas LED puede suponer un ahorro energético de hasta el 90 % de la energía eléctrica de una casa.
  8. Utilizar la secadora de ropa en ocasiones puntuales, ya que es una gran consumidora de energía. En caso de tener que usarla de forma habitual, centrifuga la ropa previamente para minimizar el consumo de energía de la secadora.
  9. Apuesta por la producción local. Ve al mercado local y llévate a casa los productos locales: de esta manera estarás no solo contribuyendo al desarrollo económico de proximidad, sino que estará haciendo a las empresas ahorrar en el transporte de mercancías, que genera muchas toneladas de emisiones al año.
  10. Por último y no por eso la menos importante, consume menos carne y más vegetales, la industria agropecuaria es causante de más del 15% de emisiones de gases de efecto invernadero, equivalente a la emisión de todo el parque automotor del mundo. Esto sin tomar en cuenta el daño al ambiente por el uso de agro-químicos que contaminan los suelos y aguas.

Desde Ecological World for Life, invitamos a reconocer nuestro papel en lo individual y colectivo. Estos 10 gestos son solo algunas de las acciones que podemos hacer en nuestro día a día para reducir nuestra huella de CO2 y también ahorrarnos dinero de manera significativa.

¿Qué otras acciones podríamos incluir a estas 10? Háznoslas saber por este medio.

Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search